Saltar al contenido

OLLA DE COCCIÓN LENTA KLARSTEIN BRISTOL 65

OLLA KLARSTEIN BRISTOL 65

La cocción lenta se ha convertido en una de las tendencias culinarias más populares en los últimos años. La razón es simple: las preparaciones son sencillas y los sabores están más concentrados. Además, es casi imposible que la comida se salga de control.

Hay una gran variedad de modelos de cocina lenta en el mercado. Esta vez conoceremos uno de los más robustos: la Cocina Lenta Klarstein Bristol 65, fabricada en Alemania.

KLARSTEIN BRISTOL 65

Con este modelo podremos preparar nuestros platos favoritos de forma saludable ya que los nutrientes se conservan mejor durante la cocción lenta ya que no se alcanzan las mismas temperaturas que en una olla tradicional.

CARACTERÍSTICAS DE KLARSTEIN BRISTOL 65

  • La olla de cocción lenta Klarstein Bristol 65 ha sido diseñada para satisfacer los gustos más exigentes de la cocina.
  • La cocción lenta funciona aplicando una temperatura baja pero constante durante largos períodos de tiempo para platos con sabores intensos y más saludables.
  • Esta técnica nos permitirá preparar fácilmente platos como guisos, cazuelas, asados, entre otros.
  • La capacidad de la olla es de 6,5 litros, lo que nos permitirá cocinar para una familia de 4 o 5 personas con total comodidad.
  • Su atractivo diseño hace que se vea bien en cualquier tipo de cocina, tanto moderna como tradicional, sin estar fuera de lugar. Su forma ovalada nos permitirá trabajar mejor con trozos de carne e incluso con aves enteras o moldes de postre.
  • Una de las ventajas de este tipo de aparato es que podremos dejarlo preparando la comida cuando salgamos a trabajar o durante la noche de forma segura para que cuando volvamos los platos estén listos en ese momento.
  • Este modelo tiene dos temperaturas, alta y baja, que podemos elegir dependiendo del tiempo necesario para la receta.
  • Además, tenemos el modo AUTO, en el que la olla funcionará en modo alto hasta que se alcance la temperatura máxima y luego se activará la velocidad baja para mantener la comida caliente.

COMPONENTES DE KLARSTEIN BRISTOL 65

La olla de cocción lenta Klarstein Bristol 65 ha sido fabricada para que sea fácil de usar por los usuarios de cualquier nivel en la cocina. Tiene una potencia de 300 W, lo que ahorra energía al cocinar en comparación con los métodos tradicionales.

Esta olla se compone de dos elementos principales: el primero es el recipiente de cerámica con tapa donde añadiremos los ingredientes para nuestros platos durante la cocción.

A diferencia de otras ollas, la olla de cerámica se caracteriza por la distribución uniforme del calor en su interior para obtener mejores resultados.

De esta manera, alimentos como la carne y el pescado se mantienen siempre en su lugar apropiado, además de ser jugosos, y es casi imposible cocinarlos en exceso. Este recipiente es apto para el lavavajillas para una limpieza rápida y fácil.

El otro elemento es su recipiente exterior de acero inoxidable donde se encuentra la fuente de calor. La superficie está diseñada para que no esté caliente al tacto y para evitar quemaduras o accidentes durante la cocción.

En este contenedor también encontraremos los controles de la olla donde podremos elegir la forma y la temperatura en la que vamos a cocinar.

Las dimensiones de esta olla son 39 x 30 x 48 cm con un peso aproximado de 7,5 kilogramos, mientras que el cable de alimentación es de aproximadamente 1 metro de largo.

COMPRAR OLLA KLARSTEIN BRISTOL 65

La olla de cocción lenta de Klarstein Bristol 65 es una opción ideal para aquellos que quieren entrar en el mundo de la cocción lenta.

Con él se pueden cocinar una gran variedad de platos con sabores concentrados y guisos jugosos. Además, este tipo de cocina es más saludable que los métodos tradicionales.

En el portal de ventas Amazon.es, este modelo ha recibido mayormente comentarios positivos por la calidad de sus componentes y sus eficientes resultados.

Uno de los aspectos más destacados de este modelo es su recipiente de cerámica diseñado para una distribución uniforme del calor durante la cocción, de manera que el alimento esté siempre en su punto de consumo.

Además, podemos dejarlo funcionando de forma segura mientras realizamos otras actividades ya que la comida se hace prácticamente sola.

VÍDEOS DE OLLA KLARSTEIN BRISTOL 65